28 de agosto de 2012

Excusas

Sólo la inocencia puede esgrimirse, razonablemente y en ciertas ocasiones muy concretas, como excusa; la ignorancia, jamás.
Publicar un comentario