22 de agosto de 2012

El espejo

El amor propio nunca es excesivo cuando es bien entendido; lo que sí puede ser, suele ser, cuando le falta esta característica, es injustificado.
Publicar un comentario