18 de julio de 2012

Propiedad

¿La lengua propia? Sin duda, aquella con la que, espontáneamente, blasfemamos.
Publicar un comentario