8 de julio de 2012

En proceso

Pensar no debería ser un hecho aislado, por más frecuente e intenso que fuera, sino una disposición general de la mente, un estado perpetuo, un proceso continuo, sin interrupción.
Publicar un comentario