4 de junio de 2012

Dos respuestas

Cuando se nos enuncie algún supuesto razonamiento que se asemeje sospechosamente al ladrido de un perro, tenemos dos alternativas: una, prudente, callar; otra, beligerante, aullar.
Publicar un comentario