8 de mayo de 2012

Sospechosos habituales

Deberíamos desconfiar de quienes, súbitamente, nos tratan con condescendencia: la mayoría de las veces están a punto de exigirnos nuestra aprobación.
Publicar un comentario