6 de mayo de 2012

La huida

La verdadera paz de espíritu se alcanza cuando uno ha sido capaz de tomar conciencia de la ridiculez de algunas de sus acciones. La ignorancia pasiva puede ser más reconfortante, pero tiene en su contra el hecho de no ofrecer la posibilidad de zafarse de la repetición de las acciones ridículas.
Publicar un comentario