16 de mayo de 2012

Ida y vuelta

El sistema dual culpa-perdón tiene muchas facetas curiosas. Por ejemplo, el hecho de que cuantas más cosas esté alguien dispuesto a perdonar, bien se trate de acciones o de  omisiones, mayor será su exigencia para que, en un futuro, se le perdonen a él, aunque la proporción no sea equivalente.
Publicar un comentario