24 de marzo de 2012

Work in progress

Lo verdaderamente importante del pensamiento no es su producto sino el proceso en sí mismo. Ni siquiera la ausencia o la imposibilidad de respuesta deberían ser excusa para no poner en marcha el proceso.
Publicar un comentario