10 de marzo de 2012

Santidad

La justificación de que la santidad sea tan sobrevalorada reside en la delgadez de la línea que separa la originalidad de la obscenidad.
Publicar un comentario