22 de marzo de 2012

Marcando huella

¿Por qué el dolor deja una huella más persistente que el placer?
Publicar un comentario