12 de enero de 2012

El ojo ajeno

La aprobación o reprobación de nuestros allegados no es un baremo fiable con el que valorar el índice de nuestra valía. Es seguro que nuestros enemigos se alegrarán de nuestros fracasos; nuestros amigos, también.
Publicar un comentario