16 de enero de 2012

Derechos

Las sucesivas declaraciones universales de derechos del hombre y del ciudadano olvidan proclamar un derecho que debería ser fundamental e irrenunciable: el derecho a odiar.
Publicar un comentario