24 de enero de 2012

Aviso de llegada

A menudo, ni lo mejor ni lo peor avisan de su llegada, pero mientras que el advenimiento de lo mejor puede ser un espejismo, la llegada de lo peor no engaña nunca.
Publicar un comentario