10 de noviembre de 2011

La prueba

La verdadera prueba de la potencia de un argumento es su expresión. Cuando creas que posees un argumento irrebatible, exprésalo en voz alta; la mayoría de las veces te llevarás una desagradable sorpresa.
Publicar un comentario