28 de noviembre de 2011

Bye Bye, love

La muerte propia es la forma más incruenta de perder aquellos que, creyéndose amigos, no podemos sacudirnos de encima.
Publicar un comentario