18 de octubre de 2011

Mejor solo

Llorar en compañía tiene un componente de espectáculo que enmascara el probable dolor subyacente; solamente en soledad el llanto es real.
Publicar un comentario