12 de octubre de 2011

Herramientas

La concreción (del latín concresco: crecer por aglomeración, formado por agregado de partes) sería una de las características más definitorias de la subjetividad (del latín subiectivus: que se coloca debajo); análogamente, la dispersión (del latín dispergere: esparcir, desparramar) caracterizaría la objetividad (del latín obiectus: que se coloca encima). Una posee un centro conceptual encuadrado en unas coordenadas concretas; la otra, en cambio, o bien no posee centro, o bien su centro está en todas partes. Siguiendo el mismo razonamiento, se podría decir que la herramienta adscrita a la subjetividad es el análisis (del griego analysis: separación y disolución, descomposición), mientras que la más eficiente para la objetividad debería ser la síntesis (del latín synthesis, procedente del griego; poner junto).
Publicar un comentario