10 de octubre de 2011

El insomnio

No comprendo el ansia religiosa por la vida eterna. Puestos a buscar analogías, la más pertinente sería una interminable noche de insomnio. Incluso en el caso de una eternidad gloriosa, es difícil pensar en una tortura peor.
Publicar un comentario