24 de septiembre de 2011

Malogrado

Si la muerte no fuera el verdadero fin, el Requiem de Mozart sería talento malgastado.
Publicar un comentario