26 de septiembre de 2011

La vejez

Tal vez la decrepitud que acompaña a la vejez no sea más que una trampa de la muerte para debilitarnos a la hora del combate definitivo con ella.
Publicar un comentario