18 de septiembre de 2011

El bípedo

Más que para conseguir dos extremidades capaces de agarrar cosas o cualquier otra razón que la paleoantropología pueda proponer, me gustaría pensar que lo que buscaba el primer homínido que se irguió era poder mirar más lejos.
Publicar un comentario