6 de agosto de 2011

Preferible

La diferencia entre despreciar y odiar es sólo una cuestión de grado de indulgencia.
Publicar un comentario