30 de agosto de 2011

Gran angular

Hay que ser extremadamente cuidadoso con la magnitud de las expectativas: la amplitud de miras no tiene por qué ser incuestionablemente recomendable; las luces largas no nos permiten ver lo que hay cerca.
Publicar un comentario