12 de julio de 2011

Las arengas

La conversación entre iguales enriquece el pensamiento. Los discursos, en cambio, lo obnubilan: demasiado volumen, demasiada gesticulación y, además, sin posibilidad de réplica.
Publicar un comentario