2 de junio de 2011

La ofensa ineluctable

Existen personas con las que se puede hablar; hay otras, desgraciadamente, a las que sólo se puede ofender.
Publicar un comentario