22 de mayo de 2011

Epidemia

La lucidez puede convertirse en una enfermedad paralizante cuando quien la sufre es/se ceba en un sectario. Pero sus efectos nunca van más allá de una ligera indisposición, pues ya se encarga la secta de inocular al adepto con los anticuerpos correspondientes.
Publicar un comentario