18 de abril de 2011

Sin querer

La no intencionalidad de los errores debería ser un agravante: mejor ser un mentiroso que un imbécil.
Publicar un comentario