15 de marzo de 2011

Nunca bastante

El organismo humano tiene sus propios sistemas de defensa ante estados de saturación, excepto en el caso de la estupidez, en la que la dosis que es acapaz de asimilar es infinita.
Publicar un comentario