5 de marzo de 2011

Dios es un hombre

Existe, a poco que se indague, una estrecha relación entre las religiones, especialmente en el caso de los tres grandes monoteísmos que alardean de revelación, y la misoginia. Esta preponderancia de lo masculino sobre lo femenino pudiera ser el reflejo del hecho de que las religiones parecen, en su origen, un asunto exclusivamente masculino: las hembras estarían tan asentadas en su presente que no necesitarían especular. El temor a la muerte sería entonces un invento masculino que trataría de contrarrestar la posesión, por parte del género femenino, natural de la materia de la vida.
Publicar un comentario