5 de febrero de 2011

A su debido tiempo

Deberíamos ser escrupulosamente comedidos con nuestras admiraciones y otorgarlas sólo a quien y cuando las merecen. Sin este comedimiento, corremos el riesgo de acabar despreciando a aquellos que habíamos admirado con demasiada premura.
Publicar un comentario