1 de febrero de 2011

La pirámide

La verdadera fuerza de las ideologías, aunque ellos no sean conscientes de ese poder, se halla en los adeptos, que son los que sostienen realmente el edificio de la doctrina; verdadera base de la pirámide, cualquier ataque con garantías de éxito debe consistir en recuperar para el género humano a los individuos que la conforman, pues intentar el ataque directo al vértice es inútil ya que el sistema tiene recursos para reemplazarlo. Al igual que en el mundo de las drogas, del que no está tan lejos, quien sostiene el tráfico y genera los beneficios no son los traficantes sino los consumidores.
Publicar un comentario