9 de febrero de 2011

Focalizando

El adepto sólo se desenvuelve con fluidez en el interior del cercado de aquello que conoce porque lo que no conoce no le interesa; es decir, no existe.
Publicar un comentario