24 de enero de 2011

El campeón

Nunca el sentido común ha sido atacado con tanta indecencia y tanto furor como hace la religión.
Publicar un comentario