30 de enero de 2011

Avistamiento

La presencia de un creyente debería hacer desbordar nuestra alegría, no sólo por hacer patente nuestra superioridad, si no porque no hay mejor ocasión para presenciar la imbecilidad en estado puro.
Publicar un comentario