3 de diciembre de 2010

Los límites

No es conveniente que nadie nos estime más de lo que merecemos porque podríamos caer en la tentación de valorarnos en exceso. Sin embargo, y debido a su poder intrínseco generador, sí que es recomendable que nos odien más allá de lo que nos hacemos acreedores.
Publicar un comentario