29 de diciembre de 2010

Ida y vuelta

Hay un método mejor que olvidar las humillaciones: devolverlas aumentadas.
Publicar un comentario