25 de noviembre de 2010

La peligrosidad real

Es poco consecuente que sólo seamos responsables de nuestras acciones. Los pensamientos son mucho más peligrosos y pueden llegar a ser mucho más dañinos.
Publicar un comentario