2 de septiembre de 2010

Todos hermanos

El propósito de igualación de todas las religiones se basa en un principio sumamente inteligible: hacer más ingenuos a los imbéciles y más imbéciles a los ingenuos.

Publicar un comentario