16 de septiembre de 2010

Pobreza (de espíritu)

En el fondo, los adeptos no dejan de ser bien dignos de compasión: pobres individuos, bloqueados por tantos desvelos, y tan mal pagados.

Publicar un comentario