24 de septiembre de 2010

La cuenta, por favor

Las religiones tienen la extraña capacidad de, a la vez que prometen salvarte incluso cuando, o especialmente si, nadie ha pedido tal asistencia, conseguir invariablemente que acabes pagándoles sus desvelos.

Publicar un comentario