3 de agosto de 2010

Sine qua non

En según qué situaciones, la arrogancia es un privilegio; en casos extremos, puede llegar incluso a ser una necesidad.

Publicar un comentario