17 de agosto de 2010

Legítima indefensión

Nadie debería justificar su pertenencia a un ismo en la legítima defensa. Éste debería ser un concepto de carácter estrictamente personal -nunca una excusa-, individual, y no existe peor enemigo de la individualidad que los ismos.

Publicar un comentario