29 de agosto de 2010

Efectos colaterales

La recuperación del creyente y su reinserción en el seno del género humano tiene un camino principal: el exorcismo. Y donde no llegue éste, la psiquiatría.

Publicar un comentario