2 de julio de 2010

En potencia

Todo idealismo es, invariablemente, ingenuo, y esa es la razón que lo hace potencialmente peligroso.

Publicar un comentario