24 de julio de 2010

El consuelo desconsolador

Una diferencia fundamental entre la filosofía y la religión con respecto a la muerte consiste en su grado de aceptación del hecho luctuoso: mientras que la primera la asume desapasionadamente como un hecho inevitable, la segunda pretende negarla para, de este modo, ofrecer un consuelo imposible.

Publicar un comentario