8 de junio de 2010

Oídos sordos

Para desgracia para ellos y para suerte para los demás, Dios sólo habla a aquellos que están dispuestos a escucharle.

Publicar un comentario