27 de mayo de 2010

La revocación

La debilidad de espíritu puede llegar a justificar a un creyente. Un practicante, en cambio, no puede encontrar justificación en nada que pueda considerarse inherente a la naturaleza humana.

Publicar un comentario