7 de mayo de 2010

La entrega

Uno diría que parece haber una “personalidad fanática”, o una “personalidad proclive” a caer en el fanatismo. En todo caso, es evidente que el verdadero orgullo del fanático es entregarse completamente a una causa, independientemente de la naturaleza de ésta.

Publicar un comentario