11 de mayo de 2010

Astronómica

Para evaluar adecuadamente a un supuesto hombre de genio deberíamos observar no sólo sus momentos de brillantez: al igual que en la observación de ciertos astros, su apogeo deslumbra.

Publicar un comentario